domingo, 15 de febrero de 2009

EL ROL DEL MAESTRO

EL ROL DEL MAESTRO

El maestro es el recurso más caro e importante de la clase. Como maestro, ha de revisar con frecuencia la forma en que emplea su tiempo para fomentar el aprendizaje de los niños.
El advenimiento de la microelectrónica y el aprendizaje asistido por ordenadores levan consigo la necesidad de reconsiderar el rol del maestro.

Las tareas del maestro
Los deberes profesionales respecto al niño como sigue:

a) planificar y preparar los cursos y las clases;
b) educar, según sus necesidades, a los alumnos asignados, incluida la especificación y calificación del trabajo realizado por el alumno en la escuela y fuera de ella;
c) evaluar, registrar e informar del desarrollo y avances de los alumnos;

a) promover el progreso y bienestar general de los alumnos.

9 dimensiones en la educación:
- Ethos: el espíritu característico de la clase, que implica respeto mutuo entre maestros y alumnos, y un sentido compartido de finalidad.
- Instrucción directa: la capacidad del maestro para narrar, describir, demostrar y explicar
- Manejo de materiales: la preparación y uso adecuado de los materiales educativos y recursos visuales.
- Prácticas guiadas: ejercicios y técnicas que los maestros han de diseñar para que los alumnos practiquen nuevas habilidades y conocimientos.
- Conversación estructurada: los maestros han de ser capaces de emplear una serie de estrategias para ayudar a los alumnos a desarrollar conceptos.
- Supervisión: los maestros deberían emplear diferentes técnicas para evaluar el trabajo del niño y emplear la información para planificar acciones futuras.
- Administración del orden: el maestro debería establecer un marco de reglas y procedimientos e intentar desarrollar un programa adecuado para que los alumnos que lo alteran.
- Planificación y preparación: los requerimientos para preparar una clase satisfactoria.
- Evaluación escrita: todos los maestros eficaces deben analizar y evaluar su propio trabajo.

Las tareas del maestro también se pueden dividir así:

La observación de los niños.
La organización del programa de aprendizaje.
La selección del material de aprendizaje.
La presentación del material de aprendizaje.
Adecuación del trabajo a los niños.
La estructuración del aprendizaje de los niños
La formación de la conducta de aprendizaje.
Provisión de inspiración y apoyo.
Organización de un entorno de aprendizaje.

Puede describirse como aquel que resulta funcional para el aprendizaje del niño. Esto implica:
- Disposición del mobiliario.
- Disposición del material.
- Una organización de materiales y equipo limpio y ordenado.
- Un empleo discriminado de materiales que aporten metas a las que tender es decir, que demuestre qué quiere el maestro del niño y ofrezca apoyo a los que más lo necesitan.

Comprobación de que los niños alcanzan una comprensión común con el maestro.
Evaluación y registro de los progresos y el desarrollo de los niños.
Evaluación del comportamiento y de los enfoques.
El conocimiento que necesita un maestro.
Autoconocimiento.
Una filosofía explícita.
Desarrollo infantil.
Conocimiento de cómo aprende el niño.

1. El aprendizaje depende de la motivación.
El aprendizaje temprano del habla y el conocimiento que a veces manifiestan los niños en sus aficiones e intereses extraescolares demuestran que la mayoría de los niños tiene un potencial de aprendizaje mayor. Sin motivación es difícil que aprendan.
2. A la mayoría de la gente, incluidos los niños, le motiva los problemas que constituyen un reto, pero que están al alcance de sus capacidades. Este aprendizaje es a menudo más eficaz que la memorización.
El niño puede resolver un problema que esté dentro del ámbito de su experiencia más rápidamente que un adulto.
3. La recompensa y los premios son más eficaces que las reprimendas y los castigos. Empleando los premios o recompensado específicamente las conductas que se quieren reforzar se puede ayudar a los niños que tiene problemas o que lo plantean.
4. Es necesario hablar acerca de los aprendizajes y/o emplearlos.
El aprendizaje no comentado y empleado puede permanecer a un nivel memorístico.
5. El lenguaje significa tanto como la experiencia que representa.
Los niños aprenden a partir de las palabras de los demás. También son buenos disfrazando la naturaleza limitada de su comprensión.
6. El aprendizaje ha de ser accesible y utilizable.
La forma en que se adquiere el aprendizaje es importante para estructurarlo en la mente de quien aprende. El aprendizaje sólo será accesible y utilizable si el proceso de estructuración es adecuado. Lo que se necesita es ayudarles a clasificar experiencias para que los niños creen estructuras por sí mismos.


Conducta grupal.
La enseñanza en la escuela depende de la capacidad del maestro para manejar a los niños en grupo. En primer lugar, uno tiene que manejar un grupo-clase. El grupo es a veces esencial para la actividad, como por ejemplo, en el baile y el teatro, la música o los juegos de equipo. La enseñanza implica mantener un delicado equilibrio entre el individuo y el grupo, y emplearlo para conseguir sus propias metas.

Contenido del currículum.
La llegada del Currículum Nacional ha cambiado radicalmente la tarea del maestro en lo que respecta al contenido del currículum. Inicialmente, la necesidad de adquirir conocimientos suficientes como para impartir el Currículum Nacional en áreas menos familiares será una presión sobre los maestros, pero a medida que se conozca el material, será posible concentrarse en los métodos de enseñanza.

Habilidades requeridas por un maestro.
Los conocimientos no bastan para convertirse en un maestro eficaz.
Observación e interpretación de la conducta del niño.

Observación general
Un maestro desarrolla la capacidad de observar a los niños cuando trabajan.
Observación sistemática
La observación general es en gran medida cuestión de examinar las cosas tal como suceden. También es importante el trabajo diagnóstico con los niños.
Empleo de tests y pruebas
La observación sistemática podría incluir el empleo de tests o pruebas estandarizadas o de elaboración propia. Esto requiere capacidad y conocimiento de su interpretación. Además habría que disponer de material que contribuyera a identificar problemas concretos, tales como problemas fonéticos o de falta de conocimiento de algunas operaciones matemáticas concretas.

Al observar a un niño, el maestro puede buscar lo siguiente:

1. Personalidad y estilo de aprendizaje
Hay que encontrar los enfoques que mejor encajen con el grupo particular y los individuos que lo forman.
2. Experiencias e intereses
La comunicación depende de la experiencia compartida entre el maestro y los niños, y del lenguaje necesario para expresar una respuesta.
3. Etapa de desarrollo
La etapa del desarrollo de un niño determinará hasta cierto punto sus procesos de pensamiento y su desarrollo específico en determinadas áreas. También será necesario evaluar las habilidades específicas como parte del procedimiento de evaluación.
Capacidades
Hay que adecuar el trabajo a las capacidades individuales y asegurarse de que los más capaces o interesados no hacen menos de lo que pueden porque se tienen bajas expectativas en ellos.

También hay que evaluar el programa de aprendizaje que está aportando, los efectos del entorno y la organización de la clase y la contribución propias.


Habilidades de organización y control
El proceso real de organización en el aula implica seleccionar, de entre una serie de formas diferentes de hacer las cosas, las que se adecuan a la situación particular.

1. Factores implicados en la organización y control del aula
Hay factores implicados en la buena organización y control del aula. El control de los niños está muy ligado a la organización que el maestro establece. Hay que considerar los siguientes factores:
A. La calidad del aula como entorno de aprendizaje
B. El uso del espacio y los recursos
C. Agrupamientos para aprender
D. Empleo del tiempo

2. Puede ser desconcertante encontrarse sin control, y los maestros sin experiencia han de tener en cuenta que no sólo pueden aprender a controlar a los niños, sino la capacidad de hacerlo, si bien es un prerrequisito esencial para la buena enseñanza, no la garantiza. Esto depende de cómo se empleen las oportunidades que el control adquirido permite.

Hay una serie de principios del control en el aula que resulta útil recordar:
A. Los niños se comportan mal cuando no saben que hacer
B. Antes de dar instrucciones conviene obtener la atención
C. Estar preparado cuando los niños entran en clase
D. Llamar a los niños al orden de forma individual
E. Se dice que los buenos maestros tiene ojos en la nuca.
F. Fijar reglas de conducta desde el principio
G. Planear los cambios de actividad con detalle

La capacidad para hacer esto siempre es fruto de la experiencia de un largo periodo.

Habilidades de comunicación
La capacidad de establecer buenas relaciones con los niños es un requisito esencial de la buena comunicación y enseñanza. Es difícil comunicarse bien, si uno no se lleva bien con los niños.
La comunicación se da como resultado de que se prestan atención a los otros. También está implícita en el tono de voz, la inflexión que se emplee, lo que se diga y cómo se diga.
Si parece que los niños no responden a lo que se dice, se dirá lo mismo casi sin advertirlo pero de forma diferente y quizá más sencilla.
La tarea del maestro es conseguir que el mensaje llegue lo más claramente posible.
El movimiento es la forma más básica de comunicación.

Pues en general mis gustos por la lectura el la forma en que nos muestra parte de las actividades que tendremos como docentes, las formas de trabajo, característias del ambito escolar. Para nuestras jornadas de práctica lo que debemos tomar en cuenta como las tareas importantes, la organización, las observaciones, para llevarla de forma satisfactorias como para corregir en base a los errores que tengamos.


Dean, Joan (1993), “El rol del maestro”, en La organización del aprendizaje en la educación primaria, Barcelona, Paidós Ibérica (Temas de educación, 34), pp. 59-88.

Sudoku